La historia de Ronnie Coleman

La historia de Ronnie Coleman

Ronnie Coleman

Ronnie Coleman culturista estadounidense, es el culturista con Mr.Olympia en la actualidad. Cuenta con un total de 8  Mr.Olympia en sus vitrinas, estos 8 los ganos de forma consecutiva desde 1998 hasta 2006 donde fue destronado por Jay Cutler 2 veces Mr.Olympia.

Ronnie Coleman es el mejor culturista de toda la historia, sus rivales incluso lo alaban diciendo que era imposible competir contra el, sus 61 cm de bíceps y sus 150 de pectoral dicen mucho de el. Era el culturista más grande, más fuerte, más definido y con mejor simetría y líneas, lo tenia todo. Sus contrincantes y compañeros afirman que cuando Ronnie salia al escenario era imposible fijarse en los demás culturistas era algo impresionante que seguramente no se vaya a volver a ver.

Ronnie era fiel a la frase de “si quieres ser un león no puedes comer como un pajarito”, para a entrenar a la máxima intensidad y crear músculo debes comer sano y saludable pero en grandes cantidades.

Sus entrenamientos eran muy intensos y de larga duración los vídeos y sus marcas hablar por si solos, los que estuvieron a su lado durante esos duros entrenamientos afirman que era impresionante verle entrenar, sus 362 kg en sentadilla y sus más de 1000 kg en prensa hablan por si solos. Sus frases durante los entrenamientos como “light wieght baby” o “yeah buddy” y su carisma hizo que se ganara a los fans y tuviera todo su apoyo.

Su actitud sobre el escenario era increíble, sabía que iba a ganar, llegaba posaba y que le diesen el titulo. Y es normal ya que sus 150 kg fuera de competición y sus 135 kg en competición hacían que fuese algo jamás nunca visto en este deporte.

Finalmente tras una carrera desde 1992 hasta 2007 se retiro del mundo de las competiciones y en 2010 creo su propia marca de suplementos deportivos Ronnie Coleman signature series.

Por desgracia las lesiones en su espalda y cadera le han acarreado muchos problemas una vez ya retirado, cuenta con un total de 10 operaciones entre espalda y cadera, las primeras intervenciones quirúrgicas no salieron como se esperaba y es por esto que hasta hace poco Ronnie no podía andar ni siquiera con andador

Algunos dicen que el precio de ser el rey se paga caro, pero es el propio Ronnie Coleman el que afirma que no se arrepiente de nada y que lo volvería ha hacer una y otra vez ya que se convirtió en su vida.

Cerrar Menú
×

Carrito

Abrir chat