El esqueleto y las regiones de huesos

El esqueleto y las regiones de huesos

El esqueleto humano es el conjunto de huesos que proporciona al cuerpo humano su estructura. En una persona adulta se compone de 206 huesos.

Está formado por tejido óseo y tejido cartilaginoso como ya se ha visto, y representa alrededor del 12 % del peso total del cuerpo humano. Estos huesos se unen entre sí mediante articulaciones, y están estrechamente unidos a ligamentos, tendones, y músculos.

El esqueleto, también llamado sistema esquelético o sistema óseo, forma junto con el sistema muscular el aparato locomotor.

Salud: Los trece consejos más acertados para cuidar la salud de tus huesos

El esqueleto humano se divide en dos partes:

  • Esqueletoaxial: está formado por el cráneo, la columna vertebral, las costillas y el esternón. Constituye el eje del cuerpo y forma una fuerte estructura que protege al sistema nervioso central y los órganos situados en el interior del tórax: pulmones, corazón y grandes vasos sanguíneos. Consta de 80 huesos.
  • Esqueletoapendicular: formado por los huesos de los miembros superiores e inferiores, junto con las cinturas escapular y pélvica. Los huesos situados en las cinturas unen el esqueleto axial con el apendicular, es decir el tronco con las extremidades. La cintura escapular sirve de unión entre el tronco y la extremidad superior y la cintura pelviana une el tronco con la extremidad inferior. Consta de 126 huesos.

Dentro de esta división se pueden hacer otras divisiones más detalladas:

Huesos de la cabeza: la cabeza ósea es el conjunto de huesos que forman el esqueleto de la cabeza, compuesta por el cráneo y los huesos de la cara. Rodean y protegen al encéfalo y los órganos de los sentidos. Se compone por 29 huesos de los cuales sólo uno, la mandíbula, es móvil.

Estos huesos son los siguientes:

  • Huesos del cráneo:
    • Frontal: es un hueso único, mediano y simétrico que ocupa la parte más anterior del cráneo. Está situado por delante de los parietales, del etmoides y del esfenoides.
    • Temporal: hueso par, situado en la parte lateral, media e inferior del cráneo, contiene el órgano vestibulococlear.
    • Hueso occipital: hueso único, mediano y simétrico, que corresponde a la parte posteroinferior del cráneo.
    • Hueso parietal: hueso par, situado por detrás del frontal, por encima del temporal y por delante del occipital.
    • Hueso etmoides: hueso único, se halla situado por delante del esfenoides y por detrás de la escotadura etmoidal del hueso frontal. Contribuye a la formación de las cavidades orbitarias y nasales.
    • Hueso esfenoides: hueso impar, mediano y simétrico, situado como una cuña en la base del cráneo, entre los huesos que lo rodean.
  • Huesos de la cara:
    • Vómer: constituye la parte posterior del tabique nasal, que divide la nariz en fosas nasales izquierda y derecha.
    • Unguis: también llamado hueso lagrimal.
    • Cornete nasal inferior: se encuentra en la porción inferior de las fosas nasales. Se articula con el etmoides y maxilar superior por arriba, con el unguis por delante y con el palatino por detrás.
    • Maxilar superior: se sitúa por encima de la cavidad bucal, por debajo de la cavidad orbitaria y lateralmente a las cavidades nasales, formando parte de las tres cavidades.
    • Maxilar inferior o mandíbula: se localiza en la parte inferior de la cara. Consta de un cuerpo central y dos partes laterales, y las ramas, que se elevan de la porción posterior del cuerpo. Es el único hueso móvil de la cabeza.
    • Cigomático o malar: hueso par, corto y compacto, situado en la parte más externa de la cara, en forma cuadrilátera que forma el pómulo de la cara y parte de la órbita
    • Hueso palatino: está situado por detrás y por dentro del maxilar. Contribuye a la formación de tres cavidades del cráneo: la cavidad nasal, la boca en su techo, así como de la parte inferior de la órbita del ojo
    • Huesos propios de la nariz
  • Huesos del oído medio
    • Martillo: está conectado con la membrana timpánica y transmite las vibraciones sonoras al yunque.
    • Yunque: se encarga de transmitir al oído interno las vibraciones sonoras que llegan por el aire. Actúa también como nivelador mecánico de las mismas, transformando las ondas sonoras en vibraciones mecánicas.
    • Estribo: se trata del hueso más pequeño del cuerpo humano.

Regiones de Huesos

Huesos de la columna vertebral: La columna vertebral consta de cinco regiones, contando con 33 vértebras durante la niñez y 24 en la adultez porque las vértebras de la región sacro-coxial y el coxis se unen formando un hueso cada uno. Se dividen en

  • Región cervical (7 vértebras, C1-C7): realiza movimientos puros de rotación, inclinación y flexoextensión de la cabeza. Sus vértebras Son pequeñas, y se las puede diferenciar por tener un agujero en la base de las apófisis transversas por donde pasa la arteria vertebral. Numeradas de arriba abajo como C1 hasta C7, son las vértebras que permiten la rotación del cuello. La primera de todas recibe el nombre de atlas (C1), y permite al cráneo subir y bajar, y la segunda, el axis (C2) es la responsable de que la parte superior del cuello gire de izquierda a derecha. Esta región tiene curvatura natural hacia adentro, llamada lordosis.
  • Región dorsal o torácica (12 vértebras, T1-T12): poseen una alta rigidez que previene la flexión o la extensión excesiva, formando en conjunto a las costillas y el esternón la caja torácica, protegiendo los órganos vitales que existen a este nivel y que son el corazón, los pulmones y las venas y arterias importantes. Tiene curvatura hacia afuera del cuerpo, o cifosis.
  • Región lumbar (5 vértebras, L1-L5): deben soportar el peso del resto de vértebras proximales. Permiten un grado significativo de flexión y extensión, además de flexión lateral y un pequeño rango de rotación. Son vértebras mucho más robustas que las anteriores ya que han de soportar pesos mayores. Tienen un agujero vertebral en forma de triángulo, y sus apófisis son largas y delgadas. Es el segmento de mayor movilidad a nivel de la columna. Los discos entre las vértebras construyen la lordosis lumbar, por lo que tiene curvatura hacia adentro.
  • Región sacro-coxial o sacro (5 vértebras, S1-S5): en la edad madura del ser humano se encuentran fusionadas formando el hueso sacro. Curvatura hacia afuera del cuerpo, o cifosis.
  • Coxis (4 vértebras): cuatro vértebras sin discos intervertebrales fusionadas en el adulto.

Huesos de la caja torácica: la caja torácica tiene forma de pirámide, y se encuentra formada por las costillas, las cuales se unen al hueso esternón por medio de cartílagos, y posteriormente a la columna vertebral. La función de la caja torácica es la de proteger los órganos internos de traumatismos.

  • Costillas: todas las costillas se unen en la parte posterior de las vértebras torácicas. Los espacios entre ellas son conocidos como los espacios intercostales, en las cuales se pueden encontrar los músculos intercostales, arterias intercostales y nervios.

Son 24, 12 a cada lado, de las cuales 7 pares son verdaderas (esternales), 3 pares son falsas (esternales), y 2 son flotantes, en forma de arco con un cuerpo con dos caras, externa e interna; dos bordes, superior e inferior, y dos extremos, posterior y anterior.

  • Costillas verdaderas: del primer al séptimo par. Son las que sus cartílagos costales se articulan directa e individualmente con el esternón.
  • Costillas falsas: son del octavo al décimo par. Se articulan indirectamente con el esternón. Lo hacen uniéndose con el cartílago de las costillas que forman el séptimo par.
  • Costillas flotantes: no se unen al esternón.
  • Esternón: está formado por tres partes, el mango o manubrio, el cuerpo y el apófisis o proceso xifoides, que tiene una forma muy variable. Se encuentra en la parte media y anterior del tórax, se articula en su parte superior con las clavículas y en sus bordes laterales se articulan por una parte las costillas verdaderas mediante el cartílago esternocostoclavicular mientras que por otra se articulan las falsas mediante un solo cartílago.

Huesos de la cintura escapular: La cintura escapular es el segmento proximal del miembro superior, y se extiende desde la base del cuello hasta el borde inferior del músculo pectoral mayor. Se encarga de fijar la articulación glenohumeral al tronco, de manera que constituye la comunicación entre el miembro superior o torácico y el tronco.

Se encuentra formada por las escápulas y las clavículas.

  • Escápulas: son huesos planos y triangulares, y también son llamados omoplatos. Se ubican en la región comprendida entre la segunda y séptima costilla. Conectan con el húmero con la clavícula, formando la parte posterior de la cintura escapular.
  • Clavículas: huesos de longitud considerable con forma de S muy alargada. Consta de dos caras, dos bordes y dos extremos.
    • Caras: en la cara superior se insertan por dentro el fascículo clavicular del esternocleidomastoideo y por fuera, el deltoides y el trapecio. En la cara inferior se insertan el músculo subclavio y el pectoral mayor.
    • Extremos: el extremo interno termina junto al esternón en una carilla articular que se articula con la escotadura clavicular del esternón. El extremo externo o acromial termina por una carilla que se articula con el acromión.

Huesos de la cintura pélvica: La cintura pélvica la forman los coxales, uno a cada lado de la línea media, los cuales están articulados con el sacro por su parte posterior, y entre ellos mediante la sínfisis pubiana por delante. Este conjunto de huesos une el fémur al tronco.

  • Huesos coxales: Son dos, y abarcan desde la cintura hasta la pelvis. Se articulan con el otro a nivel de la sínfisis púbica y con el sacro para formar la pelvis. Están formados por diferentes estructuras:
    • Ilion: uno de los tres huesos que forman el coxal en la cintura pelviana. Es un hueso ancho y acampanado que constituye las secciones superior y lateral de la pelvis.
    • Isquion: otro de los tres huesos que fusionados forman la pelvis en un adulto. Soporta el peso del cuerpo cuando estamos sentados y está unido al pubis en la parte delantera y a las alas del ilion en los lados y en la parte posterior.
    • Pubis: el último de los tres huesos que se fusionan para formar la pelvis. Este presenta dos segmentos o ramas a cada lado de la sínfisis púbica: el superior se articula con las alas o con el ilion, y el inferior se articula con el isquion de la pelvis.
    • Cresta ilíaca: marca el surco superior de las alas del ilion y presenta un labio interno y otro externo con una línea en medio de ambos.
    • Sínfisis púbica: conexión entre las dos partes del pubis.
    • Agujero Obturador: gran apertura en cada pubis que permite el paso de vasos sanguíneos y nervios desde la cavidad abdominal hasta el interior de la parte superior de las piernas.
    • Sacro: se encuentra debajo de la vértebra L5, encima del coxis y entre los huesos coxales, con los que se articula. Contribuye a formar la columna vertebral y la pelvis. Su función principal es transmitir el peso del cuerpo a la cintura pélvica.

Huesos de las extremidades superiores: estas extremidades presentan tres regiones: los brazos, los antebrazos y las manos. También se considera parte de la extremidad superior a la cintura escapular y que ya hemos visto anteriormente.

  • Brazo: formado por un solo hueso, el húmero, siendo el hueso más largo del miembro superior.
  • Antebrazo: formados por los huesos cúbito y radio. Se articula en su porción proximal con el húmero y en su porción distal con los carpianos. El cúbito y el radio se articulan entre sí, tanto en el extremo superior como en el inferior. Cuando giramos la palma de la mano hacia arriba y hacia abajo, ambos huesos se cruzan.
  • Manos: En las manos, pueden distinguirse tres zonas: carpo (muñeca), metacarpo (palma de la mano) y falanges (dedos). En total, la mano cuenta con 27 huesos distribuidos en estas zonas.
    • Carpo: se encuentra en la muñeca. Está compuesto por ocho huesos unidos por ligamentos y que forman el esqueleto de la muñeca. Se disponen en dos filas: proximal y distal.

Los huesos de la hilera proximal son: el escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme.

Los de la hilera distal son: trapecio, trapezoide, hueso grande, y hueso ganchoso.

  • Metacarpo: formado por los cinco huesos metacarpianos y ocupan toda la palma de la mano. Son el primer, segundo, tercer, cuarto y quinto metacarpiano.
  • Falanges: huesos de los dedos de la mano formados por 3 falanges en cada dedo, excepto en el pulgar.

Huesos de las extremidades inferiores: al igual que en las extremidades superiores, se distinguen tres regiones: los muslos, las piernas y los pies.

  • Muslos: Formado por un solo hueso largo: el fémur, un hueso largo, par, y que se encuentra en el plano anatómico, de arriba hacia abajo y de adentro hacia afuera. Es el hueso más largo, fuerte y voluminoso del cuerpo humano.
  • Piernas: Las piernas se componen de dos huesos que son la tibia y el peroné.
    • Tibia: ocupa la porción antero-interna de la pierna y recibe el peso del cuerpo desde el hueso fémur y lo transmite al pie por medio del hueso astrágalo.
    • Peroné: hueso largo, delgado y lateral que se encuentra entre la rodilla y el tobillo, respaldado por la tibia. Entre otras funciones, el peroné aporta estabilidad al tobillo.
  • Pies: los pies están formados por numerosos huesos:
    • 7huesos tarsianos: astrágalo, calcáneo (lo que llamamos talón), escafoides, cuboides y tres cuñas.
    • 5 huesos metatarsianos.
    • 14 falanges: Tres para cada dedo, excepto el primero (el dedo gordo) que tiene dos.

Hormonas y nutrientes que actúan sobre los huesos

Existen algunas hormonas que actúan sobre el hueso y favorecen o frenan su crecimiento y mineralización. Son las siguientes:

  • Hormona tiroidea: Estimula la osificación endocondral.
  • Hormona del crecimiento: Aumenta la formación de hueso, su exceso causa gigantismo.
  • Calcitonina: Disminuye la reabsorción ósea y baja el nivel de calcio en la sangre.
  • Paratohormona: Acelera la reabsorción ósea y aumenta el calcio en la sangre.
  • Estrógenos: En la mujer facilitan la remineralización y evitan la reabsorción de hueso.
  • Andrógenos: Producen una aceleración del crecimiento óseo. Sin embargo, el exceso de andrógenos en la etapa anterior a la adolescencia causa un cierre epifisario precoz haciendo que la altura final adulta sea más baja que la media.
  • Vitamina D: Estimula el transporte activo de calcio y de fósforo a través del intestino. Su déficit favorece la pérdida de mineralización ósea y provoca osteoporosis u osteomalacia.

Para más información sobre deporte, salud o de este tipo lee nuestros artículos de GoldNutricion o visita nuestra otra página oficial en Dietas Deportivas.

Existen suplementos deportivos que ayudan a la mejora del organismo y de los huesos, uno de ellos es el agua de coco.

AGUA DE COCO YAMAMOTO 30 x 8 Gr

AGUA DE COCO YAMAMOTO 30 X 8 GR

El pre-entrenamiento y sus funciones proteína de salmón para el crecimiento muscular e1573904816535 3

 

Ganar músculo y perder grasa a la vez, ¿se puede? tienda nutricion deportiva goldnutricion 5

Cerrar Menú
×

Carrito

Abrir chat
Cerrar panel